OJOS

Lo último de lo último es hacerse un tatuaje en la córnea. Esta práctica está ganando muchos adeptos, sobre todo en Estados Unidos.

Se requieren unos 40 pinchazos con tinta y, al pasar el tiempo, ésta se extiende y la córnea adquiere el color deseado. Claro está, que no se puede hacer dibujos como en los tatuajes convencionales.

Debido a su alto grado de peligrosidad, ya han saltado todas las alarmas y se estudia la posibilidad de prohibir esta modalidad. Los daños que puede causar son muy graves, entre ellos la pérdida total de visión.

Desde aquí NO recomendamos esta técnica, es muy peligrosa y aún no se conocen los daños irreversibles que puede causar.

Aquí tenéis una muestra de cómo se realiza y el resultado de un ojo tatuado.

dregus.com